El portal de Marketing Profs publico recientemente un escrito de Apu Gupta (cofundador y Ceo de Curalate) en el cual se afirma que en la próxima década la experiencia del comercio electrónico cambiara de la intención de compra a ser una experiencia de descubrir cosas nuevas.

Según Gupta, estamos en una fase de evolución acelerada, donde los consumidores están cambiando sus expectativas al momento de acudir al internet como fuente de nuevos productos y servicios.

Este nuevo enfoque platea un escenario de grandes oportunidades pero a su vez un gran reto para las iniciativas basadas en consumo de productos y servicios por internet.

Durante más de 20 años, los compradores han utilizado sitios de comercio electrónico para comprar cosas. A lo largo de ese tiempo, los especialistas en marketing han trabajado en un paradigma de intención: averiguar qué es lo que la gente está buscando comprar y luego hacer que sea fácil para ellos hacer eso. Este paradigma ignora una verdad simple: a la gente le gusta comprar.

Bajo este enfoque, la propuesta de Gupta es bastante novedosa, donde invita a las marcas a desarrollar un nuevo enfoque basado en la premisa de que ya los clientes potenciales en linea, están predispuestos a efectuar compras por Internet.

Es por ello que deja claro que si bien las redes sociales son el canal primario de acceso a los cliente potenciales, es un camino que esta minado de distracciones, donde la efectividad de la propuesta del producto o servicio debe ser extremadamente poderosa, para atrapar en pocos segundos la intención de compra del consumidor y lograr que llegue a realizar el consumo.

Es aquí donde la confianza de las marcas es vital, ya que si se logra llamar la atención del posible cliente con una campaña basada en los beneficios del producto o servicio, y es luego de esto que se hace presente la marca, viene a ser la estocada final que llevara invariablemente a una venta segura.

Este proceso que parece complejo ocurre en solo segundos delante de la pantalla del computador o dispositivo móvil, es por ello que la herramienta de publicidad y el proceso de venta en sí deben ser ágiles y dinámicos, para saciar lo mas pronto posible la necesidad del nuevo cliente y no perder esos segundos de emoción digital, al momento de realizar una nueva compra